MacarrAC/DC´s

 MacarrAC/DC´s

Si Yo empezara esta entrada diciendo algo así como:

“22:02 de la noche, Estadio Vicente Calderón, Madrid. Un sonido atronador rompe el hasta ese momento estruendoso murmullo de los cincuenta y cinco mil asistentes, que se queda poco menos que en un susurro comparado con los watios de sonido que recorren el espacio completo del recinto a una imperceptible diferencia respecto de la luz que desde las pantallas de alta definición que en el fondo y a los lados del escenario dan lugar a la Intro que en todo concierto de Rock Duro se convierte en preludio del éxtasis colectivo.

…AC/DC están de nuevo en España;”

 …Parecería que me dispongo a escribir la crónica musical del concierto del pasado 2 de mayo (Vaya fecha) de la banda de Rock por excelencia, los australianos AC/DC.

Pero no, …va a ser que no, al menos aquí y ahora..

Porque claro, dado el lugar en el que estamos, posiblemente la mayoría de los lectores de este Blog no entendieran una crónica musical, aún siendo que algunos de vosotros seais a la vez  “rojos revolucionarios peligrosos” y simpatizantes del Hard Rock o incluso del Heavy Metal (..y entonces ya si que no hace falta que te mimetices para pasar desapercibido ideológicamente por el mundo, porque no lo consigues ni con el traje de El Hombre Invisible).

Es por ello que no es dificil entender que alli estábamos reunidos rojos, masones, anti-sistema, radicales, marxistas-leninistas, republicanos bananeros, sionistas, comunistas-comeniños con cuernos y rabo, robaperas, yayoflautas, Quincemistas, MalosPadres (algunos con sus hijos), Izquierdistas, FrentePopulistas, Antisociales, y cualquier cosa que mediante términos definidos en el diccionario o neologismos acordes a definir mediante la falta de respeto a todos y/o cada uno delos asistentes al concierto. (…Bueno, a este, y a cualquier otro que mediante la llamada de la selva reuna a tal cantidad de peligrosos ciudadanos )

Seré sincero al decir que si los heavies de este pais formaran/amos una marea como las mareas que han recorrido las calles de las ciudades de España en los últimos años, no podría denominarse de otro modo que la “Marea negra”, que buena falta hace, y que en otros momentos de la lucha política de este país estuvo en las calles, las organizaciones y el compromiso, siendo un movimiento que independientemente del momento social siempre sistemáticamente se ha enfrentado al poder sin necesidad de apoyos políticos o sociales, azuzados principalmente pero no manipulados, por los contenidos de las letras de las canciones de sus referentes musicales. Y sino repasen ustedes las letras de grupos como  los mismos AC/DC,  o por hacerlo más cercano y entendible las del grupo más grande del Hard Rock o Heavy metal nacional, Barón Rojo.

Y es que he de reconocer que salvo honrosas excepciones, salvo en estos eventos no es fácil encontrar a tribus urbanas categorizadas reivindicando  o posicionandose  frente a  situaciones de abuso  en las que de implantarse algo en concreto (ejemplo la “Ley Mordaza”) dicho colectivo puede verse mucho más afectado; aún siendo el grupo social que más perseguido y acosado ha sido siempre, por su actitud contestataria y su visceralidad revolucionaria, lo que en la lucha de clases activa los identificó junto a miembros con orígenes en las clases populares del movimiento Punk, sobre todo en las capitales de provincia, con la vanguardia de la  reclamación de derechos,  y la retaguardia en preservarlos, con los que no pocos políticos bien posicionados durante “La Transacción española” contaron cuando aún el poder trataba de hacer suyo aquello del demócrata Fraga Iribarne de que “la calle es mía”.

Porque…, que ocurriría si una horda bárbara como la que puedes ver asistiendo a un concierto de Manowar, que no violenta, atendiera a un mensaje que los artistas a los que siguen se cuidan mucho de no manipular, hasta el punto de obviar algunas situaciones sociales conscientes del poder de su convocatoria, ante la gran cantidad de ídolos que sin duda alguna podrían ser “líderes” de sus seguidores una vez su maquinaria ya existe y beneficia a intereses contrapuestos, al ser conscientes, y este razonamiento no existe en otra linea musical, de que luchar contra el soporte que los mantiene es factible y convierten su modus vitali en actuar y actuar, es decir .., trabajar y trabajar. (llegados a este punto recomiendo ver algún concierto de los mencionados Manowar y observar a miles de personas con los brazos cruzados a la altura de las muñecas en alto, en una liturgia y comunión a la  que no pueden acceder otros artistas que sin embargo si que nutren sus formaciones de acompañamiento a partír de músicos de Rock, en un intento de trasladar sus pobres contenidos musicales editados en una exhibición de luz y sonido que oculte sus carencias musicales.)

Y porque suelto todo este rollo,aquí?

Sencillamente porque si este es el mensaje, esa es la liturgia, y estamos ante este tipo de ciudadanía, y salvo excepciones en las que algún despistado coincida en ser un no indignado, coincidente con las políticas llevadas a cabo en los últimos lustros en España, y votante del PP, sin ser que su relación servil e interesada con el poder político a algún nivel le repercuta economicamente, y se identifique con esta linea musical – En este caso se le podría decir aquello de si alguna vez has visto algo más tonto que un obrero de derechas, y que yo incluso ampliaría en una reflexión que cuando uno tiene los contenidos necesarios vendría a hacernos pensar en aquello de si ¿se puede no ser comunista? -, entonces, …¿Qué nos ha pasado?

Pues lo que nunca debió pasar, que el neoliberalismo llega a todos los lugares, y puede que también esté tratando de tomar el control en lugares irreductibles con anterioridad ante la pasividad de su elemento colectivo en una situación que les permite  abusar de la buena intención del mismo, en un ánimo como, siempre lo hace, de insaciable voracidad económica. Una voracidad económica que los verdaderos MacarrAD/DCs del Rock  esconden tras su pose de tios guays, auténticos, legales y …organizadores de conciertos, claro.. que es donde está la pasta.

Y es que con el título de este Post, me refería a esos tipos.

Organizan el concierto de marras en base a su posicionamiento de preferencia de clara ilegalidad de la competencia empresarial al formar, como en todos los ámbitos, parte de grandes supraestructurastranscontinentales (Si ,hasta aquí llega el TTIP, sin que hayan necesitado del beneplácito de nadie, y mucho antes de su aceptación legal). Abusan de su exclusividad al dar a sus clientes/usuarios un trato vejatorio que no dan en otro tipo de eventos a los que son susceptibles de asistir otro tipo de ciudadanía, a la que ellos definen, no lo dudeis ni un segundo, como “gente de orden”. Entregan sus productos (conciertos)en la prepotencia del “esto es lo que hay” el ´”…lo tomas o lo dejas” o el “lentejas, comida de viejas, si quieres las tomas, y sino, las dejas”.

Empujones, apretones, registros, suciedad, mugre, orines, maltrato, indiferencia, prepotencia.., para dar y tomar (por culo, vendría bien decir aquí) ante la parsimonia de los asistentes de los que ya uno no sabe si pensar si es que la ultramemia también les ha visitado o no han tenido capacidad de evolucionar tras la labor realizada cuando realmente pudieron ser, en el pasado, conflictivos, por  aquellos que fomentaron, a la vez  que simulaban combatir, una lacra que de forma psicotrópica siempre acaba con las capacidades de lucha, incluso la más instintiva en cualquier ser vivo.

Por eso a estos neoliberales, me ha dado por llamarles lo mismo (y esto os puedo decir sin que sea por terceros, es decir de primera mano) que ellos llaman a la mano de la que comen. Macarras por aquí, macarras por allá. Se quedaron en ese término, hace muuuuuuuuucho tiempo! Usan los campos de juego para “sus conciertos”, sin que nadie les llame la atención por la peligrosidad que entrañan (O es que he soñado Yo lo del Madrid Arena) , la insalubridad (anecdótico sería que al graderío le denominaran vomitorio, sino fuera porque es en eso en lo que se convierte para sus usuarios) ante la falta de baños para atender al número de asistentes, el fomento de un alcoholismo puntual o no, enajenante, y el aglomeramiento humano al que te someten antes  , durante y después del evento.

Por eso quiero devolverles hoy lo que nos llevan llamando muuuuuuuuuucho años. Y aprovecho mi visita al evento y la visita de Angus Young y su banda.

MacarrAC/DCs!!  Que eso es lo que sois! Unos MacarrAC/DCs!! …y además, quereis ir por la vida de benefactores del Rock, lo que os permiten los ”personajes” a los que premiais, vosotros sabeis como, para que desde los medios de comunicación con convocatoria  para hacer llegar la información de eventos como este tener la garantía de llenarlo, como en el caso de Madrid dos noches, mientras omiten decir lo que desde aquí si nos atrevemos a decir, simplemente porque no os debemos nada, no esperamos nada de vosotros, y posiblemente seamos la única linea de defensa que existe para denunciar al menos y de momento vuestra existencia y vuestras prácticas.

Bueno, si. MacarrAC/DCs y dicho con el mayor de los respetos, “Hijos de Puta, – y por favor, no traten de ver en dicha definición una falta de respeto a sus progenitoras, que para serlo se bastan ustedes solitos con ustedes mismos -.

Y me dirijo a ustedes tratándoles de usted porque no encuentro una mejor manera de mostrarles mi indiferencia y menosprecio que usando el respeto y la educación, en un comportamiento sarcástico que de no mencionar estoy seguro jamás serían capaces de captar, tan desgastado como a estas alturas deben tener el cerebro de consumir tantos y variopintos “productos de calidad”

¡Agur gilipollas! (que es lo mismo que manifestaban las miradas de las personas contratadas para asegurarse de que  el estadio se vaciaba tras el concierto ( Bueno, ellos jamás pensarían la palabra agur, claro, porque el euskera y los fascistas no se llevan bien )

@IzquierdasinfoM

PD: Por cierto, a diferencia del domingo que fue de azul , Angus Young vistió el martes el traje de colegial Rojo, y eso fue un plus al concierto, del que por cierto podría hacer una auténtica crónica, que evidentemente no podríais leer aquí, … ¿O si?