Si te pegan, ¡pega!

                Hace tiempo escuche a un padre decirle en la puerta de un colegio público tan desgraciada y triste frase a su hijo. …Hace tiempo.

Con el paso del mismo fui comprobando que aquella opinión no era exclusiva de aquel energúmeno. A medida que pasaba más y más tiempo fui escuchando a otros padres defender dicha doctrina, y tan solo en un caso (de más de veinte, a lo largo de distintos cursos) existió disenso entre los progenitores de un niño respecto de esa cuestión.

Desde aquel primer comentario cuando aquellos niños eran críos de dos y tres años, observo ciertas comportamientos que se repiten haciendo que se manifieste con mayor virulencia cuando el niño en cuestión procede de una experiencia vital desde sus primeros meses de vida en guarderías. Al parecer convierte esa experiencia involuntaria a dichos púberes, por como defienden penosamente desde dicho gremio, en “expertos en socialización ” a sus “clientes”, les dota de una “inexplicable” hiper-inmunidad respecto de enfermedades, y por supuesto les hace receptores de todos aquellos parabienes procedentes de los cuidados profesionales, aunque ello trate de decir que supone una menor capacidad en lo referente a proporcionar dichos beneficios por parte de los progenitores o tutores. ( …lo que hay que ver).

..Y claro, así nos luce el pelo.

Que producto de una situación que todavía no es lo habitual en el mundo occidental, civilizado, evolucionado, solidario, y otras zarandajas, gobiernos encumbrados con puestas en escena al estilo napoleónico amenacen , y cumplan, con bombardear de forma indiscriminada zonas pobladas civiles allí donde la gran mayor parte de las personas en el mundo occidental piensan desde su miedo , prepotencia, ira, odio y confusión (sobre todo esto último) que lo único que puede sobrevivir            (claro, en un ambiente tan inhóspito, ¿verdad?), es la maldad, los carroñeros depredadores, o los demonios que habitan en nuestras pesadillas de occidentales inteligentes con buen fondo, … defiende y justifica dicha actitud bélica; pero no tiene nada de  extraño una vez esas personas educaron a sus hijos en el ..si te pegan, …¡pega!

Y si puedes, …¡pega más fuerte que tu adversario hijo!. Pega hasta demoler sus principios o haz que se los trague. Pega sabiendo que tu adversario no es más grande (entonces dichos tutores o padres acudían al director del colegio…, un lapsus sin importancia dentro del discurso de la auto-defensa que, estúpido de mi, no logro hacer coincidir en mi cabeza con el inicial belicista, ..claro …que al no ser padre, …será eso. )

¡Pega! y muéstrale a ese “matón” de patio que por encima de ti no pasa nadie…

¡Machácale hijo! .. que de no hacerlo seguro que te convertirás en víctima de acoso (¿bullyng?… no somos más tontos porque no nos entrenamos), y eso si que no, hijo, ¡eh! …”que eso es cosa de maricones

Y claro, no se te vaya a ocurrir decirle a tu hijo que la palabra es la mejor arma, por que como desgraciadamente no sabes ni hablar correctamente, pues haces habitualmente y en su presencia uso de vocablos malsonantes, improperios, críticas públicas indiscriminadas, vocabulario zafio en la forma y en el contenido…, y todo aquello que le supones debe acompañar a esos militares a los que te gustaría ver ganarse el sueldo ( como tú, siervo obediente del jefe, y bocazas de bar) defendiendo tus penosos intereses de mantener un precio de litro de gasolina aún asumible para aparcar el coche en doble fila en la puerta del bar en el que ya gozas en ostentar la categoría de “socio de honor”, y en el cual tu hijo madurará la sensación por impresión continuada de lo gran comunista que eres de tantas veces que te escuchó decir “cuba libre”

Y mucho menos hagas de padre real y como en este video imites a este otro padre que como puede tranquiliza y convence a su hijo, diciéndole como podemos combatir a las armas con flores, …y con amistad, comprensión, empatia, solidaridad, congruencia, libertad…

Y sin religión, intereses, economía, …armas.

Así que acuéstate otra noche más tranquilo, grandísimo cabrón prepotente y engreido, proyecto de maltratador, asesino de videojuego, Buffalo Vil,

..y duerme el sueño que tan solo así no desvela a aquel que se confabula dentro de la Conjura de los necios. Al que con su forma de defender el pega de su hijo cuando este aún es incapaz de rebelarse a su tan evidente estulticia, prefiere traicionar una infancia. A aquel que da alas a los nuevos libertadores de Occidente para matar a niños inocentes cuya única desgracia es que no te arrebaten a los tuyos y les dejen jugar juntos, regalarse flores, hablar un mismo lenguaje aun con diferentes idiomas, y hagan, poco a poco, que este mundo sea un sitio mejor, como algunos nos esforzamos en llevar a cabo, luchando, arriesgando, sufriendo y posiblemente, cada vez y antes de la llegada de ese nuevo mundo lo tengo más claro, sin recibir los homenajes y honores que se le dispensan en un paseíllo bajo sables a aquellos que no vienen a decir otra cosa que… ¡Pega!

…”Malditas sean las guerras, y malditos aquellos que las promueven y las apoyan”  

 

@izquierdasInfoM