– Censura –

…A las cosas por su nombre (Documento I).

 

Siempre se llamó “censura“, pero ahora nadie parece querer usar ese argumento en defensa de esos titiriteros, a los que desde lamentables escenarios y patio de butacas, y enfundados en smoking los más temerarios hacen guiños de solidaridad.

Van a impedir cualquier manifestación que realice crítica al sistema. Paralizaran cualquier intento de llevar al conocimiento de las personas otra visión de otro mundo posible, o de la realidad de varios mundos paralelos coexistiendo.

 

Autor: @izquierdasinfoM

Contenido media: La Bonguis Crew.

 

Vaya, pues parece que aquí nadie va a llamar a las cosas por su nombre realmente.

Asistimos impertérritos a la detención, toma de declaraciones, prisión preventiva y más tarde incondicional sin fianza de unos cómicos a partir de un conglomerado de intereses fácticos, oportunismo político y desubicación ideológica.

Asistimos igualmente a la ingenua admisión por parte de una gran parte de la sociedad española de que “las cosas deben ser así”, asumiendo de este modo un rol de rendición bajo las patas de los caballos de los votantes del PP y de los, a la vez, empresarios propietarios de nuestros empleos, los empleados privilegiados de nuestros entornos laborales y a la sazón, jerarcas del mantenimiento de los sistemas de opresión laboral, a favor de “El patrón”, …y claro de su(sus) candidatos electorales, manijeros o capataces del verdadero poder global.

Asistimos digo, al despliegue de las políticas de coacción, represión, intimidación, control, … sin levantar la voz.

Siempre se llamó censura, pero ahora nadie parece querer usar ese argumento en defensa de esos titiriteros, a los que desde lamentables escenarios y patio de butacas, y enfundados en smoking los más temerarios hacen guiños de solidaridad. Vestimos a la mona de seda, para que siga siendo mona en su mundo de primates evolucionados, y olvidamos términos como casta o justicia social arropados por el glamour de los focos y los trajes y vestidos de a cuatro muertos por persona.

¡Son artistas!

Sus generaciones anteriores recorrieron nuestro país saltándose con ingenio a esa censura. Sus antecesores arriesgaron sus vidas para atacar en el único modo en que les era posible al régimen que les sometía como perdedores ideológicos de una guerra, a pesar en muchos casos de no pertenecer a dicha ideología hasta que esta no acabó y fueron denostados y humillados por ser humildes, …trabajadores.

Y se saltaron esa censura haciendo gala de una inteligencia que hoy más que nunca vuelve a hacernos falta.

Escondían el mensaje en formas antropomórficas de lenguaje y recursos literarios a los que de forma autodidacta en muchos casos hicieron evolucionar como hoy los creadores de software libre, y por supuesto sus desarrolladores posteriores hacen con algo que entienden no debe tener dueño, ..ni señor.

Y salvaron escollos, para traernos a todos una democracia que ahora estamos dejando que nos roben, sin ni siquiera haber sido mínimamente desarrollada.

Y sus herederos, hoy, han sido utilizados como vil herramienta de sometimiento y ejemplo para posibles navegantes del rio que navegaban y de sus afluentes naturales y artificiales.

Es simplemente censura.

Y no somos capaces de exigir con contundencia responsabilidad a los que ya nos han fallado arropando corruptas, ignorando la realidad de la existencia de rehenes y presos políticos en las cárceles españolas, y negando a los que creyeron en su llegada como la de nuevos mesías negando en tres ocasiones, como Judas benevolentes con visión de estado.

Es “censura” sin más.

Cierto es que quizás el contenido de la obra producto de la ignominia no sea el apropiado para un público infantil, como es el que todos presuponemos mantendría  un interés en eventos de este tipo. También entonces lo sería lo oportuno de sus autores de no exhibirla ante tales espectadores, y reservarla para , aún en ese formato, hacer llegar su posible mensaje subliminal a un público adulto (iba a decir más preparado, …pero me temo que la relación edad-capacidad brilla por su ausencia en lo que a cultura se refiere), quizás más necesitado de ser informado mediante la excusa del entretenimiento sin esperar a su búsqueda de verdades o simplemente voluntariamente adormecido ante la evidencia de que de no ser así su vida evoluciona con el resto del tiempo viendo únicamente oscuridad a su alrededor cual avestruz cuando para que el peligro pase esconde su cabeza en un agujero.

Su pena, no debiera haber ido más allá de la imposibilidad manifiesta de poder representar de nuevo la obra ante la ausencia de contratación por parte de organismos públicos, entidades privadas o particulares, una vez visto lo “inoportuno” del contenido, o de su puesta en escena tan temeraria en nuestros días, pero al parecer y a la sazón, tan actual.

Van a impedir cualquier manifestación que realice crítica al sistema. Paralizaran cualquier intento de llevar al conocimiento de las personas otra visión de otro mundo posible, o de la realidad de varios mundos paralelos coexistiendo. No son temerarios dado que poseen los medios de difusión mediática pero saben que cada día su efectividad se ve mermada, lo que les convierte en temerosos. Son dictadores de normas al margen de la ley. Son mercaderes de almas menores que no saciaran nunca su ambición pues lo quieren todo. Son esa definición que inyecta en su contenido todo aquello que mantiene lo que día a día vivimos, y que de forma sombría, tenebrosa y sórdida va restando luminosidad al mundo en que subsistimos. (Quizás una mejor forma de definirlo la encontréis en este videoclip, en el que ya finalizando y de manera  estremecedora, espeluznante casi, uno de los protagonistas “los” define con el término más acertado).

 

Una imagen vale más que mil palabras, y esta en 333+1 segundos, …lo dice todo.

 Y, ¿que decir del juez que toma la decisión de ponerlos en prisión?. Nada, es lo mejor, …nada, porque eso lo es todo. Bueno si, …solo una cosa. Hace mucho tiempo que no oigo hablar de D. Carmelo Gómez, el actor español que según Wikipedia: “En poco menos de doce meses consiguió el Premio Ondas, el Fotogramas de Plata y el Premio Goya a la mejor interpretación masculina protagonista, así como el reconocimiento de la Unión de Actores, por su papel de un terrorista de ETA en Días contados”. Claro que este magistrado , por aquellos días aún no lo era, y tampoco ningún ultramemo salió corriendo del cine a denunciar al actor mencionado, o al director del film Imanol Uribe, que con este nombre y apellido ya me contarán ustedes, de apología manifiesta de terrorismo.

El espíritu de la carreta de comediantes detenidos en la vereda del camino, con sus enseres sobre la tierra ante la pareja de guardias civiles protectores de los principios del régimen caudillista en busca de pruebas de “desafección” …vuela sobre nuestras cabezas. Aunque las mismas se encuentren enterradas, por ahora y de momento solo virtualmente, bajo tierra cual cobardes avestruces.   

Y ya no tenemos capacidad, entre tanta sombra, para llamarlo por su nombre, ..“censura”